Conformismo o resiliencia

Es tradición en esta ciudad el echarnos los trastos unos a otros, tanto en el ámbito político como en el personal, el empresarial y un largo etcétera.

Vivimos en una ciudad y provincia en fase terminal en las que, ni unos ni otros, nos ponemos de acuerdo en cómo revertir esta situación, a pesar que desde Ciudadanos hemos tratado estos casi cuatro años de ofrecer alternativas sensatas que aporten soluciones reales a nuestros vecinos, más allá de la política del “y tú más” a la que nos tienen acostumbrados los viejos partidos.

Los que están ahora pilotando la Casa de las Panaderas están sobrepasados en la gestión del día a día, sin una idea clara de ciudad, sin un mantenimiento, ni limpieza específica de barrios y zonas turísticas, con Concejalías que actúan más por impulsos y gustos personales que con eficacia y eficiencia.

Artículo completo en: La Opinión de Zamora