Un hito para la provincia

La apertura de la Escuela Nacional de Industrias Lácteas de Zamora es un hito para la provincia. El inicio del curso con 20 alumnos el pasado lunes tiene una significación especial: es el único proyecto colectivo en los últimos años que blanquea el devenir negro de esta provincia que pasea desde hace tiempo al borde del abismo. Hay quienes dirán “y esto para que sirve, no es más que un remiendo sectorial, un relicario del pasado que se viste de amuleto del porvenir, otra pérdida de tiempo”. No. Es un símbolo de que Zamora no quiere diluirse en la nada. Es un hasta aquí hemos llegado, queremos frenar el declive provincial, a partir de ahora vamos a aprovechar nuestras posibilidades, vamos a romper esa cuerda que nos arrastra hacia un pesimismo suicida.

Artículo completo en: La Opinión de Zamora